La cuota de mercado de plátano de Canarias en España en el 2021 se situó por encima de los 409 millones de kilogramos.

Según los datos aportados por Financial Food, a pesar de las dificultades que se han venido padeciendo en los últimos años siendo la más reciente la erupción en La Palma que comenzó en septiembre de 2021, , el Plátano de Canarias ha conservado una cuota de mercado en volumen del 56,8% (un 3,2% menos respecto al 2020) y ha mantenido en su aportación al 70,1% del total de ingresos obtenidos por la distribución en la venta de plátano y banana.

Como todos sabemos, desde su origen el Plátano de Canarias tiene una marcada esencia tradicional. Durante hace ya más de un siglo, generación tras generación se produce plátano en las Islas Canarias, formando parte de la vida, el paisaje y las costumbres de las Islas.

Lejos de ser una producción concebida por grandes multinacionales para maximizar sus beneficios, el Plátano de Canarias se cultiva de manera natural obteniendo un producto de máxima calidad, sostenible con el medio ambiente y sin presencia de fertilizantes químicos. Y a lo largo de todos estos años de historia, el Plátano de Canarias ha conseguido situarse como líder del mercado español.

 

Cuota de mercado del plátano canario en España

La cuota de mercado de plátano de Canarias en España en lo que se refiere a facturación, mueve cifras que han alcanzado los 396 millones de euros el año pasado. Una actividad que ha posibilitado el mantenimiento de la actividad de los 12.000 empleos que gestiona el sector en las islas, que en Tenerife representa el 45% de la producción.

En total, el mercado del plátano de Canarias representó un volumen de negocio superior a los 890 millones de euros en España.

 

Cuota de mercado de la banana y su evolución

Ahora bien, el plátano canario es una de las frutas más populares de España y está protegido por un sello de calidad comunitario de Indicación Geográfica Protegida (IGP), pero desde que en 1993 el mercado europeo se abrió a la libre competencia, sus productores dependen de las ayudas de Bruselas para poder competir con los precios más bajos de la banana.

A diferencia de otros alimentos españoles amparados por denominaciones de origen, el plátano canario depende mucho del mercado nacional.

Y a pesar de que los aranceles a la importación de banana a la UE han sufrido un descenso de más del 53% desde 2010, se mantiene libre de arancel la importación de banana africana y con un arancel de tan sólo 75 euros/tonelada para el resto de países.

El pasado año un estado miembro presentó ante las autoridades comunitarias una solicitud para que se concediera una “suspensión arancelaria” a la importación de banana, que podría suponer la entrada de banana importada sin arancel dentro del mercado comunitario, que posteriormente podría incorporarse al mercado de fresco sin control.

La Comisión Europea, España y Francia se opusieron y finalmente la presidencia de Asuntos Arancelarios de la UE adoptó la decisión de no aceptarla, pero a pesar de su calidad y diferenciación con respecto a la banana foránea, el plátano de Canarias se sigue enfrentando a continuos riesgos.

El sector y la cuota de mercado de plátano de Canarias en España no es ajeno a los continuos riesgos o iniciativas que disminuyen su competitividad.

Otro aspecto que blinda a nuestro producto apoyo es la llamada ‘enmienda canaria’ para reconocer la singularidad del plátano canario dentro de la reforma de la Ley de Cadena Alimentaria, que pone punto y final a una amenaza que según los productores caía sobre el 90% de la producción en el archipiélago frente a la cuota de mercado de la banana.

El 60% del plátano que se consume en España viene de Canarias y el 40% restante de otros países, sobre todo de Costa Rica, Costa de Marfil, Colombia y Ecuador.

Pero además de las diferencias organolépticas del Plátano de Canarias que frente a la banana se diferencia porque es un producto más pequeño, con aporte calórico inferior y de sabor y aroma más intenso, existen dos más que fortalecen y suman valor a nuestro producto:

  • El plátano de Canarias es de producción europea, lo que significa que está sometido a unos estándares mucho más exigentes que los que rigen en los principales países productores de la banana (Ecuador, República Dominicana. Colombia, Camerún y Costa de Marfil).
  • Su cultivo en un clima subtropical y suave favorece que alcance su grado de madurez poco a poco, con una mayor permanencia en la planta (seis meses) que la banana (tres meses), lo que a su vez influye en la intensidad de su aroma y sabor.

Motivos suficientes para seguir apostando por una fruta de calidad superior y competir con las fortalezas que hacen que el Plátano de Canarias sea el mejor plátano del mundo.