Introducción

Tener plátanos en casa es un tesoro culinario de alto valor nutricional. Un alimento muy versátil con multitud de beneficios para nuestra alimentación y salud. Pero, ¿sabías que también lo puede ser para tus plantas?

Comprometidos por la concienciación y la mejora en la gestión de nuestros residuos orgánicos, en este artículo queremos contarte cómo aprovechar las cáscaras de plátano y convertirlas en todas unas aliadas para nuestras plantas, jardines y huertos urbanos.

Las cáscaras de plátano están llenas de nutrientes que tus plantas de interior y tu jardín adorarán.

Y es que, ya te hemos hablado de los beneficios del plátano para nuestro organismo; pero es que además podemos seguir aprovechando esta maravillosa fruta como abono y fertilizante, ya que la cáscara de plátano contiene:

  • Calcio, que favorece el crecimiento de las raíces ayuda a añadir oxígeno al suelo.
  • Magnesio, que contribuye a la fotosíntesis.
  • Azufre, que ayuda a las plantas a desarrollar raíces fuertes y repele las plagas.
  • Fósforo, que mejora la fructificación y la floración y contribuye a la polinización y a la germinación y viabilidad de las semillas.
  • Potasio, que mejora el vigor general de la planta, incluida la resistencia a plagas y enfermedades, y contribuye al desarrollo.

Así que antes de tirar a la basura este preciado envoltorio, no desperdicies las cáscaras de plátano. Apuesta por aprovechar el 100% de esta maravillosa fruta y prueba estos geniales consejos que a continuación te vamos a contar.

 

Usos de las cáscaras de plátano en huertos urbanos.

Si te gusta la idea de reaprovechar y maximizar los recursos de casa con conciencia medioambiental, la cocina es un territorio donde podemos comenzar a cambiar las cosas. Y con pequeñas acciones cotidianas, podemos aportar nuestro granito de arena al medio ambiente.
Hablamos de pequeños gestos en lo que se refiere a nuestra manera de consumir que, además de ahorrarnos unos euros, nos van a ayudan a gestionar mejor los residuos orgánicos como las cáscaras de plátanos y otras frutas.

La gestión adecuada de los residuos orgánicos ayuda a reducir la cantidad de residuos que van a los vertederos, lo que ayuda a mitigar el cambio climático.

¿Cómo podemos hacer entonces con las cáscaras de los plátanos?

Cada vez son más las personas que apuestan por producir en pequeña escala sus propios alimentos ya sea en terrazas y azoteas, o convirtiendo sus propios jardines en auténticos huertos urbanos que requieren mimo y cuidado.

Es ahí donde las cáscaras del plátano pueden jugar un interesante papel, ya que a partir de ellas puedes elaborar:

1. Fertilizante líquido casero y repelente de plagas no tóxico.

Las cáscaras de plátano son un buen fertilizante líquido casero porque son ricas en potasio, un nutriente esencial para el crecimiento y el desarrollo de las plantas. El potasio ayuda a las plantas a producir flores y frutos, a resistir enfermedades y a tolerar el estrés.

Para elaborarlo corta las cáscaras de plátano en trozos pequeños, colócalos en un cubo o recipiente y cúbre con agua. Déjalas durante dos o tres días, removiendo de vez en cuando. Transcurrido el tiempo, cuela y está listo para su uso.

  • Aplícalo a las plantas en la base, evitando que entre en contacto con las hojas.
  • No lo apliques en exceso, ya que puede quemar las raíces de las plantas.
  • Úsalo con más frecuencia en plantas que producen flores y frutos.

2. Abono casero de liberación lenta.

Las cáscaras de plátano son un buen abono casero porque son ricas en potasio, un nutriente esencial para el crecimiento y el desarrollo de las plantas. El potasio ayuda a las plantas a producir flores y frutos, a resistir enfermedades y a tolerar el estrés.

Además, las cáscaras de plátano contienen otros nutrientes importantes para las plantas, como nitrógeno, fósforo, magnesio y calcio.

Para elaborarlo corta las cáscaras de plátano en trozos y colócalas en una bandeja para secarlas al sol o en un horno bajo (con la puerta ligeramente abierta).

Puedes utilizarlas como chips de piel de plátano seca, o triturarlas hasta hacerlas polvo. Añade el polvo o las virutas a las plantas en maceta o a la tierra del jardín, o mézclalo con la tierra para mejorar su valor nutritivo.

3. Utilízalas como mantillo.

El mantillo ayuda a mejorar la calidad del suelo y la salud del jardín, ya que suprime las malas hierbas, da cobijo a insectos y microorganismos beneficiosos para las plantas y ayuda a retener la humedad hasta un 70% más.

Las cáscaras de plátano pueden colocarse directamente sobre la tierra de la maceta o alrededor de la base del jardín. Al descomponerse, liberan nutrientes en el suelo para alimentar a las plantas y esto:

  • Mejoran la fertilidad del suelo gracias al aporte de nutrientes esenciales a las plantas.
  • Mejoran y oxigenan la estructura del suelo. Esto facilita que las raíces de las plantas absorban los nutrientes.
  • El uso de cáscaras de plátano puede reducir la necesidad de fertilizantes químicos.

Si utilizas las cáscaras de plátano en tu jardín, coloca una sola capa directamente sobre la tierra, asegurándote de que no tocan el tallo de la planta. Y recuerda cubrir esa capa de cáscaras con un mantillo estándar, para evitar atraer insectos como las moscas de la fruta.

4. En caso de duda, ¡compost, compost, compost!

Si tienes una compostera en casa, las cáscaras de plátano son un gran ingrediente para tu compost o granja de lombrices, añadiendo muchos nutrientes al proceso de reciclaje orgánico y enriqueciendo mucho el abono para tu huerto urbano.

Las cáscaras de plátano son una rica fuente de nutrientes: Potasio, fósforo y calcio, además de otros muchos minerales que necesitan tus plantas, ¡así que no tires esas cáscaras!

Prepárate para subir de nivel y dotar a las plantas de casa un plus extra de vitalidad con estas sencillas ideas para aprovechar las cáscaras del plátano, que te ahorrarán dinero y reducirán los residuos que van a parar al vertedero.